Las trabajadoras de H&M en La Rioja paran y protestan contra el ERE y el empleo low cost

La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT (FeSMC) y CCOO Servicios La Rioja han convocado hoy dos paros con sus correspondientes concentraciones, uno a las 12:00 y otro a las 18:00, en los que han llamado a participar a las trabajadoras de la tienda de H&M en La Rioja, contra el salvaje ERE que la empresa quiere aplicar, y que también afectará a la región.

Durante el paro convocado esta mañana, secundado por la totalidad de las trabajadoras, las mismas se han concentrado en el parking del Centro Comercial Berceo para hacer visible su situación.

Laura Donés, delegada sindical de UGT en la tienda de Logroño, ha explicado que la concentración celebrada el pasado viernes, 7 de mayo, “fue un éxito, se publicó en las redes sociales y en los medios de comunicación, y ha tenido un impacto positivo en la mesa negociadora”.

Por eso, las trabajadoras siguen movilizándose. Donés ha asegurado que “seguimos con los parones, y hoy hemos conseguido cerrar la tienda dos horas por la mañana y dos horas por la tarde, lo que supone una medida de presión que nos ayuda. Somos dependientas de H&M, pero también somos las dependientas de la gente”. De este modo, la delegada sindical ha lanzado un mensaje a la ciudadanía “únete, apóyanos, date cuenta de que esto es por la venta online. Entendemos que durante la pandemia ha sido un recurso, pero las tiendas sustentan muchos puestos de trabajo, la venta directa es importante y el auge de la venta online es un problema social”.

Los días 19 y 21 de este mes se han convocado huelgas durante toda la jornada. “Estará cerrada toda la tienda y también haremos protestas”, ha confirmado Donés.

Sobre la marcha de las negociaciones, ha dicho que “han tenido un ritmo lento y la empresa está siendo muy dura, pero tras la presión generada gracias a las movilizaciones los negociadores han visto que se pueden conseguir algunas cosas. La lucha sigue, esto no se ha acabado y seguimos sin estar de acuerdo con los 1.100 despidos, las 30 tiendas amenazadas con el cierre y las reducciones de jornada. La excusa es la pandemia y el auge de la venta online, pero detrás de todo esto quieren conseguir empleos low cost. Esto es un problema social, no solo para nosotras sino para toda la ciudadanía. Otras empresas del sector textil lo han sufrido y ahora lo estamos sufriendo nosotras. Por eso hay que parar y hay que protestar diciendo que no al empleo low cost”.